Corazón Partido II

on 29 diciembre 2010

Corazón Partido II
  (Segunda Parte) 

Mateo 24 -junto a 25- forma parte de la literatura apocalíptica. Es el discurso final antes de su Pascua (la última cena). Después vendrá la captura, juicio y crucifixión... 

Aunque los discípulos no entienden todo lo que sucederá, sienten que la hora en que Cristo les será quitado... ¡Está cerca! Poco a poco, la tristeza comienza a embargar su ánimo. Sufren impotencia porque no pueden hacer nada para evitar la separación.

 


Así que comienzan a pensar en el reencuentro futuro: "Dinos,... ¿Qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?" La respuesta es como un mensaje póstumo y contiene un resumen profético de sus 3 años de ministerio.

En el sumario, hay una palabra que claramente resalta... ¡engaño! 

Es obvio que le preocupa: "Mirad que nadie os engañe" Y más tarde, volverá sobre el tema varias veces... vs.5 "Y a muchos engañarán" vs.11 "Y engañarán a muchos" y otra vez en vs.26 "De manera que engañarán... aún a los escogidos" 

El engaño es una debilidad muy humana. ¿Quién no lo ha sufrido alguna vez? Así que todos -en alguna medida- somos susceptibles de engañar y ser engañados. Pero si hay un tipo de engaño que destruye ese es el... ¡espiritual! 

Esta es la conexión que Cristo realiza. Habrá muchas y variadas señales antes de su venida pero -una en particular- será como una flecha en el corazón de los suyos. Y lo sorprendente es que el peligro no vendrá del mundo sino... ¡de dentro de la iglesia! Y será como cuando una persona que amas... ¡te traiciona! 

Si piensas que por ser un engaño que ocurrirá dentro podemos identificarlo fácilmente... ¡te equivocas!  

El énfasis de la advertencia me hace pensar que a varios tomará desprevenidos. De otro modo, no serían muchos. Y es que hay en la iglesia quienes están más preocupados de las catástrofes y conflictos que de la señal definitiva.

¿Qué hace a este engaño tan efectivo como para arrastrar a muchos incluso escogidos? 

La palabra engaño aquí es la misma que usa el Apocalipsis para describir al diablo: "Y fue lanzado fuera... Satanás el cual engaña al mundo entero" 

Si pudiéramos calificar el engaño diabólico, diríamos que es un tipo de seducción que lleva al extravío. Puede venir en el envase de una personalidad, una moda religiosa o una corriente doctrinal. Y lo que lo hace tan efectivo es que vendrá con la fuerza de la verdad... ¡y nadie mejor que el diablo para aparentar lo que no es!

Dirás... ¿Cómo puede un engaño diabólico venir de dentro de la iglesia? ¿No era que el diablo no tenía lugar en la congregación de Dios?

Déjame ver un motivo:

En toda iglesia hay gente que nunca experimentó el nuevo nacimiento, que no ponen su mirada en las cosas de arriba, los sensuales que no tienen el Espíritu... Estoy hablando de cristianos carnales que pueden estar sentados en una banca, liderar un ministerio o... ¡pastorear una iglesia! Así que alguna de esta gente será el "caldo de cultivo" por el cual el diablo hará rodar su engaño...

¿Piensas que esta gente será fácil de identificar?...

Muchas veces, la gente carnal en una iglesia son los más populares... ¡Hay predicadores carnales que son la delicia de sus congregaciones! También hay quienes rinden culto a la personalidad de un "ungido" y están cautivos en torno al carisma del "Siervo de Dios" y lo hacen con la evidente complacencia de ellos...

Recuerda que la carne es un perfecto aliado del diablo. Y -como todo engaño- habrá quien engaña por premeditación y quién lo hará por estar engañado... 


Alex de la Iglesia

1 comentarios:

Alex de la Iglesia dijo...

Hola Amigos y Hermanos,

No quería despedir el 2010 sin entregar otro artículo. Así que aquí les dejo la 2º parte de Corazón Partido...
¡Dejen comentarios!
Feliz Año,
Alex de la Iglesia

Publicar un comentario