El Post Cristianismo

on 23 junio 2011

El Post Cristianismo:
La Iglesia Posmodernista
By: Alex de la Iglesia http://cristianomoderno.blogspot.com/

El término posmodernidad designa un abanico de movimientos abonados en su oposición o superación de la Era moderna. Las corrientes aparecieron a mitad del Siglo XX, y comparten la idea de que el modernismo fracasó en su intento de evolución y progreso de la sociedad. Sin embargo, después de los atentados del 11 S, el vocablo dio paso a expresiones como Globalización

Su principal característica es la negación de todo lo que habíamos aceptado, y la revisión de cuanto creímos. Así por ejemplo, historia y tradición deben ser reconsideradas. Los posmodernistas aseguran que la ideología occidental creó dualismos (verdad/ mentira, etc.), que nos privó de otras perspectivas. En su concepción, no existen absolutos (tales como una única realidad) porque todo es relativo. Por eso, valoran y promueven la creencia del pluralismo y la diversidad

Todos los escritos y credos que gobernaron las conciencias modernas en occidente, hoy no tienen completa autoridad, no son objetivos ni pueden revelar “que sucedió en realidad”. Según los posmodernistas, estas afirmaciones son reflejo de prejuicios, cultura y singularidades de quién los escribió, no pueden aplicarse a nosotros... Así que, la verdad es cuestión de perspectiva o contexto más que algo universal porque no hay acceso a la realidad, a la forma en que son las cosas, sino sólo a lo que a nosotros nos parece…

En contraposición con el modernismo, la posmodernidad es la época del desencanto. Esto trae una serie de consecuencias que acabarán afectando todos los órdenes de la sociedad. Se acaban los ideales, las utopías, la idea de progreso en conjunto y los grandes héroes. Pierde valor el contenido del mensaje, desaparece la ideología de los líderes y se maneja mucha y contradictoria información…

El desencanto no solo trae negación pero una revisión y nuevo enfoque. El posmodernismo apuesta por el éxito y el progreso individual, surgen los pequeños ídolos que duran hasta que algo más novedoso y atractivo los suplante. Ahora las formas juzgan al mensaje, la imagen elige a los líderes y los medios masivos son los transmisores de la verdad, y todo lo que ellos ignoran sencillamente no existe…

La posmodernidad tiene nuevos beneficiarios y grandes perjudicados, uno de ellos es la iglesia. Aunque aún no puede medirse el impacto, cada día es más evidente la incorporación de nuevas “corrientes de pensamiento” -en tal cantidad- que muchos viven a la cola de los cambios. A raíz de esto surgen intensos debates dentro de la iglesia, mientras el ala ortodoxa pretende permanecer inmune a los cambios, un grupo cada vez mayor se suma a las nuevas corrientes siguiendo a los líderes religiosos del momento, las tendencias que marca la aceptación secular y el propio desencanto con el modernismo…


Hoy día, populares líderes de la iglesia están volviendo atrás en sus pasos, desechando viejas doctrinas e incorporando nuevos dogmas. Está comprobado que muchos de ellos comenzaron con un rigor doctrinal que hoy ya no tienen y, mientras el credo tradicional era el común denominador, sus actuales enseñanzas están teñidas de relativismo y ambigüedad. Como ejemplo citemos al tele-evangelista Robert Schuller, quién fue considerado un teólogo radical que estudió en el Hope College asociado a la Iglesia Reformada americana (de orientación calvinista y conservadora), y ahora es un reconocido universalista que comulga con la psicología existencialista de Viktor Frankl y la metafísica. Schuller, conocido por su programa “The Hour of Power” que se inició en 1970, y llegó a más de 1.000.000 de hogares, es también el fundador de la Catedral de Cristal (construida por Philip Johnson y dedicada en 1980) convirtiéndose en una de las primeras mega-iglesias en el mundo con sus más de 10.000 miembros…

El enfoque de Schuller está basado sólo en los aspectos positivos de la fe Cristiana, por eso evita reprobar los pecados de la gente. El cree que Jesús “responde a las necesidades antes que predicar doctrinas y religiones”, y que una vez en relación con Dios, quién reciba la fe positiva descubrirá que como resultado disminuirá su pecado. Schuller es conocido como el padre de la corriente de los “soñadores” o “pensamiento positivo” (una nueva oleada de predicación inspiracional que aumentó su popularidad en la última década y a la que adhieren importantes líderes modernos como Dante Gebel). Schuller anima a cristianos y los no cristianos a lograr grandes cosas de Dios y a creer en sus sueños: “Si lo puedes soñar –dijo-, lo puedes hacer”   

¿Cómo un cristiano conservador se convierte en un universalista y metafísico? y, ¿Cómo un cristiano formado en el calvinismo se muta en la psicología existencial y humanista de Viktor Frankl? Para los que saben un poco de historia y fe, estos cambios son grandes y a la misma vez contradictorios. Sin embargo, si repasas algunos postulados del posmodernismo encontrarás que el giro que Schuller ha ido dando a través de los años, va en plena consonancia con las teorías y las creencias de la globalización: el éxito y el progreso individual, los pequeños y atractivos ídolos. Mensajes (o predicaciones) que son juzgadas por las formas sin atender el contenido, líderes que son aceptados por la imagen sin importar lo que creen y medios masivos de comunicación como los transmisores de la verdad…

Consciente o no, Schuller supo ver el filón de una “teología posmoderna” y su impacto a través de los medios de comunicación… ¿No será esa la razón de su éxito? Schuller es uno de los pioneros en actualizar el evangelio a tono con la globalización, pero a los devotos seguidores (tanto líderes como fieles), debería ser un toque de atención que tanta propaganda y fe positiva no pudieran frenar la quiebra y cesación de pagos en las que se ha visto envuelta la Catedral de Cristal, y que tanto "exito" no haya podido sobrevivir al retiro activo de su propio fundador (2006).
Al menos, es para pensarlo...

Robert Schuller: “Redefiniendo el Cristianismo”
  http://www.youtube.com/watch?v=DOovJcDTRbU

Noticia de la Quiebra de Catedral de Cristal…
http://spanish.christianpost.com/articulo/20101025/pensamiento-positivo-express-de-los-schuller-despues-del-capitulo-11/pageall.html 

El Cristiano Consumista

on 12 junio 2011

El Cristiano Consumista:
La Iglesia de Consumo...

A finales del Siglo XIX, la 2º Revolución Científico Industrial y el incremento de las ganancias a raíz de la demanda interna, crearon la Sociedad de Consumo. Quizás el hecho que dio el puntapié inicial, es la aplicación de la cadena de montaje que Henry Ford empleó en la fabricación de automóviles en 1901. A partir de aquí, el consumo individual constituyó el núcleo de la actividad económica…


Para aumentar la producción y las ganancias, había que incrementar el consumo. Para acrecentar el consumo, había que influir en los gustos de las gentes y crear nuevos valores. Al final, la publicidad obró el milagro en tal forma -que en la actualidad- las modas surgen o se eclipsan obedeciendo las pautas que marca la publicidad costeada por las multinacionales...

Este tipo de consumo basa su fuerza en el apetito por la compra. Así, comprar se ha convertido en el pasatiempo preferido de mucha gente que ve en la adquisición de bienes una forma de presumir realización y -a la misma vez- de lograr el grado de aceptación dentro de los patrones que marca la sociedad consumista. Este afán consumista, tiene como vehículo a las clases medias y ha creado una nueva figura: El Comprador compulsivo

No hace mucho que esta sociedad consumista ha puesto sus pies en la propia iglesia para descubrir de buen agrado que el cristiano moderno, también puede ser otro individuo consumista. A las pruebas me remito…

Había un tiempo en que las organizaciones religiosas tenían el manejo de las casas editoriales, los emprendimientos discográficos eran costeados por iglesias y las películas eran el resultado de asociaciones como la de Billy Graham… Más allá de algunos entresijos doctrinales (como la eterna dicotomía entre Bautistas y Pentecostales por ejemplo), el manejo de tales proyectos estaba en manos de cristianos y el resultado era un producto no comercial pensado para un público espiritual… ¿Quién no fue bendecido con el libro El Progreso del Peregrino?... ¿A cuántos no impactó películas como La cruz y el Puñal? y ¿los himnos y coros de anónimos? Sólo por citar algunos ejemplos…

Sin embargo, alguien advirtió que los cristianos modernos tenían una tendencia compulsiva a consumir nuevos productos religiosos fuera de los tradicionales, y que grandes sectores de la iglesia estaban ávidos de un cambio en el sentido de su fe. El culto severo y riguroso estaba dando paso a una profunda flexibilidad, y el otrora radicalismo doctrinal a la tolerancia; lo que indudablemente abría las puertas a la secularización que podía adaptarse una vez que fuera sutilmente… ¡cristianizada!


Hubo algunas corrientes -incluso dentro de la iglesia- que anticiparon tal cambio. Quizás, el más popular fue Oral Roberts pionero del movimiento “Siembra de Fe” quién hizo célebre la frase “La semilla de la dádiva es la… de la fe” En 1950, Roberts fue el precursor del “Evangelio de la prosperidad” que se sirvió de la TV para prometer a sus seguidores que sus ofrendas regresarían multiplicadas ¡7 veces! Esto provocó que muchos cristianos codiciosos, invirtieran cuantiosas cantidades en su ministerio elevándole a la categoría de “Gurú espiritual” y permitiéndole construir un imperio de la fe, que a veces se vio afectado por escándalos sexuales y monetarios de sus colaboradores…

Pero Roberts, apenas era la punta del iceberg que anticipaba los cambios que se venían. Más tarde, llegaron los Jim Bakker (El Club PTL), Jimmy Swaggart y los Pat Robertson (Club 700) por citar algunos de los que recogerían el manto arrojado por Oral Roberts para continuar fabricando nuevos imperios y demostrar a la vez, que la fe también podía ser un buen negocio para una mente ambiciosa y comercial, que supiera explotar las olas del fervor consumista de la iglesia…

Alguien dijo: “El cristianismo comenzó como una relación personal con el Señor Jesucristo. Cuando llegó a Atenas se convirtió en una filosofía. En Roma se transformó en una organización. Al arribar a Europa se insertó en la cultura, pero hoy día es… ¡un gran negocio!

En la satírica e irreverente serie South Park, Cartman el niño egoísta y xenófobo, quiere formar una banda de música para lograr un disco de platino: “¿Rock cristiano?... Si hacemos canciones sobre como amamos a Jesús… los cristianos comprarán…” Más adelante intenta convencer a Token… “¡Los cristianos componen una audiencia de 180 millones de americanos! Si cada uno de ellos compra nuestro álbum a 12,95$ eso hará un total de... Dos billones trescientos treinta y tres y un mil millones de dólares ¿Aún quieres irte…?” Obviamente, Token no se fue… Esto que algunos creen un ataque a la fe cristiana, ¿no es en realidad una sátira de algo que está ocurriendo en la iglesia y no queremos ver? o... ¿Sólo Cartman hizo tales cuentas?

Hay quienes sitúan el final de los 80, como el tiempo en que las grandes compañías comienzan a pujar por el negocio religioso con la compra de Editorial Vida en 1988 (la rama latina de Zondervan) por Harper Collins que a su vez pertenece a la NewsCorp de Rupert Murdoch. Otras compañías vieron el filón comercial y ahora tienen ramas religiosas: Por ejemplo, Time Warner tiene a Warner Faith y Thomas Nelson Publishers al Grupo Nelson que a su vez es propietaria de Editorial Caribe Betania y la revista “Bendiciones Hoy”

Este fenómeno se repite en la música, donde Mirra pertenece a Warner Music (una división de Time Warner) aunque quizá el caso más emblemático, sea el de Zomba Récords que en el año 1994 hizo la 1º de sus muchas incursiones en la escena de la música cristiana con la compra del Grupo Brentwood Music. En 1996, Zomba compró a Reunión Récords y en 1997 a la Benson Music Group lo que finalmente le convirtió en el mayor sitio de catálogo de música cristiana del mundo. Y la lista continúa…

Así que una vez que hemos asumido nuestro consumismo a ultranza, y que admitimos el fenómeno de la publicidad en una sociedad e iglesia consumista como la nuestra… ¿Quién está manipulando nuestras mentes? ¿A que intereses responden? Y lo más importante… ¿Qué estamos consumiendo? 

Alex de la Iglesia
(http://cristianomoderno.blogspot.com/)
Links:
Rick Warren ¿pastor de Rupert Murdoch?
http://www.youtube.com/watch?v=JUb8DuArgnw

"Hard Rock Christian" por South Park
  http://www.youtube.com/watch?v=DTFUf2F-X5c