Corazón Partido IV

on 12 enero 2011

Corazón Partido: 
   (Cuarta Parte)

Mateo 24 es de los textos más citados en la actualidad y -probablemente- menos entendidos... Aunque fue escrito hace 2000 años, se puede leer como si fuera el resumen de las últimas noticias. Y en mi opinión, cada día se volverá aún más vigente.

Este pasaje, entra en la categoría de la "escatología" género que estudia los últimos días. A una mano, Cristo profetiza de la destrucción de Jerusalén y a la otra, sugiere una serie de advertencias que prepararán el escenario de su 2º venida.

En esta serie hay un coctel que desestabilizará al mundo entero: "Guerras, catástrofes, hambres..." y otro que golpeará al corazón de la iglesia: "Falsos profetas, persecución, odio..." En ambos casos, vemos un ataque sincronizado que vendrá de dos distintos frentes y acabará mermando a la Iglesia.

Así que para quienes gustan creer en una iglesia arrolladora... ¡estas pueden ser malas noticias! En vez de eso, la profecía anuncia una iglesia fracturada entre la popularidad apóstata y un remanente renovado, marginal y perseguido.

Pero... ¿Por qué el mundo se volverá tan convulsionado? Y... ¿Por qué la iglesia se enfrentará a tan dolorosa ruptura? Creo que la clave la tenemos en la frase: "Y por haberse multiplicado la maldad..." 

La palabra clave es: "Maldad" 

Hay traducciones del texto que son aún más elocuentes: "Y debido al aumento de la iniquidad..." Iniquidad, proviene del original "anomia" y significa: sin ley o ilegalidad. Así que el "aumento de la iniquidad" se refiere a un sistema mundial anárquico que en tren de desobedecer la Ley Divina, discutirá -como nunca- la autoridad de Dios.

Por lo tanto, esta iniquidad no será sólo una anarquía social o política pero -en particular- un caos moral y espiritual en el que se verá envuelta la propia iglesia.

Esta línea de interpretación va de acuerdo con el contexto de la profecía. Mientras el mundo sufrirá una escalada de violencia, destrucción y plagas que invitarán a la ilegalidad de la sociedad, la iglesia padecerá el estrago de falsos profetas y nuevas doctrinas que resultará en la apatía de una multitud de seguidores...

Esta situación en su conjunto traerá tal desconcierto que Cristo se vio obligado a darnos dos advertencias: Una con respecto a los hechos que ocurrirán en el mundo: "Mirad que no os turbéis porque es necesario que todo esto acontezca..." y otra, con un ojo puesto en la confusión dentro de la iglesia: "El que persevere hasta el fin, este será salvo" 

Así que esta ilegalidad o sin ley, tendrá repercusiones serias dentro de la iglesia...

En mayor o menor medida, el mundo siempre renegó de la Ley de Dios. En el fondo del debate, la autonomía es el tema. Un deseo de vivir al filo de su palabra y en oposición a la Verdad. Pero lo nuevo será que su iglesia se sumará a la discusión. Este será una de las razones de la proliferación de falsos profetas.

Pablo habla de un tiempo cuando "No sufrirán la sana doctrina" Esto explica en parte el éxito de los falsos ministros y las multitudes que les acompañan. Estamos hablando de un fenómeno masivo tan impactante que muchas de las "Mega iglesias" serán lideradas por pseudo líderes, llenas de gente que no quieren oír la Verdad porque prefieren una vida de doble moral...

Eso me lleva a una conclusión...

El texto podría decir: "A causa de la propagación de la ilegalidad, el amor de muchos se enfriará" Cristo habla de una generación que será privada de la Ley moral y escrita de Dios. Esto ocurrirá en el campo secular y en el de la iglesia...

Esta será la estrategia para los últimos días...

Es increíble que hoy se predique el abstenerse de la Biblia pero eso es lo que está ocurriendo. Cristo dijo: "Escudriñad las escrituras porque ellas dan testimonio de mi" Es obvio que una lectura superficial o una repetición de versículos no pueden traer revelación. El resultado es que muchos cristianos -paradójicamente- ni quieren ni conocen a Cristo...

Y cuando esto sucede, la maldad no se aplaca sino que aumenta...


Alex de la Iglesia


Corazón Partido III

on 05 enero 2011

Corazón Partido:
(Tercera Parte)

En cierta ocasión, Spurgeon -de visita en el campo de un amigo- vio sobre uno de los graneros el siguiente anuncio... "Dios es amor" 

Intrigado, preguntó si aquello quería decir que el amor divino era cambiante como el viento. "No..." -dijo el amigo- "Aquello me recuerda que Dios es amor siempre, no importa de donde soplen los vientos" 

Fue Juan -el amado- quién dijo: "Dios es amor" y "De tal manera amó Dios..." Porque carácter y conducta siempre irán de la mano en una naturaleza genuina. Esto es lo que lo hace único y nos cautiva...

Por eso, en el principio no fuimos convencidos tanto como enamorados. Jeremías dijo: "Me sedujiste -oh Señor- y fui seducido..." Después, el reto fue y es "Ser semejantes a él..." El resultado es que aquellos que se acercaron al original acabaron siendo los desinteresados que trabajaron por un mundo mejor.

Ese siempre ha sido el móvil. Cuando una iglesia o un creyente hacen sacrificios e invierten generosamente para el bien de Dios y del prójimo; no es la doctrina ni la sabiduría que los empuja tanto como... ¡El amor de Dios ardiendo en sus corazones! 

Pablo dijo: "El amor de Cristo me constriñe..." porque su amor no es una simple sensación, una experiencia egoísta y tampoco trabaja sólo para mi. Su amor y nuestro ego entrarán en conflicto porque son como el "agua y el aceite" elementos incompatibles que nunca se mezclan.

Con el amor, cambian las prioridades. El primero y segundo lugar, ya no nos corresponde. De pronto, comenzamos a perdernos en el interés ajeno. ¡Por primera vez en nuestras vidas hacemos las cosas sin un provecho personal! El pálpito del corazón divino puede ser oído con claridad...

Es por eso, el impacto que causa la profecía... "A causa de las injusticias, el amor de muchos se enfriará" 

El amor es el punto...

Como dice el amigo de Spurgeon: "Dios es amor siempre, no importa de donde soplen los vientos" En otras palabras, cualquiera sean las circunstancias... ¡Su amor no cambia! 

Ves, en esta profecía el problema no es Dios. Esta es la diferencia, nuestro amor es cambiante -muchas veces- sujeto al zarandeo de los acontecimientos que nos rodean.

Y aquí venimos al meollo del asunto...

Una religión (incluso la cristiana), no representa dilema alguno pero ser un creyente bíblico, tiene un altísimo riesgo. ¿Cuál es? En las palabras de Cristo: "La multiplicación de la maldad" 

Hay gente obsesionada con el diablo y las maldiciones cuando el principal desafío de la iglesia no está afuera, sino dentro. ¿Sabías que la primera causa de la pérdida de gente es la propia iglesia?

Esto que digo es "como pegarse un tiro en los pies" pero -lamentablemente- es lo que está sucediendo hoy en día...

No te equivoques, esta maldad no habla del mundo. El Apóstol Pablo -en el carácter de los hombres en los últimos días- da una detallada lista de alguna de la clase de personas que llenarán las iglesias: "Habrá hombres amadores de sí mismos y del dinero... Amantes de los placeres más que de Dios... Que tendrán apariencia de piedad..." 

Muchos ocuparán banca y otros púlpitos pero tanto unos como otros traerán la misma desilusión...

Y te digo que recién ahora empezamos a sentir este flagelo, por eso creo que aún no podemos medir el impacto de un amor que se perdió en la frialdad.

Será como una pasión que ya no arde, un fuego que no consume y, un entusiasmo perdido que ahora parece ridículo. Por eso, hay tantas nuevas revelaciones que parecen querer sofisticar el sencillo evangelio. Como cuando un amor se apaga y necesita buscar nuevas emociones. Alguien así estará dispuesto a todo -incluso- a pisotear lo que una vez había creído...

Esta es la batalla muda que muchos libran. Porque cuando la pasión ya no está ¡Hay que reformar la fe! 

Hay que componer un nuevo evangelio...


Alex de la Iglesia